Madre de Dia

Escrito por lacasadefio 29-06-2016 en Madre de dia. Comentarios (0)

Las madres de día somos personas formadas en el ámbito educativo que ofrecen un servicio de atención a los niños personalizado, profesional y cualificado en un segundo hogar, acogedor,  para los niños, de edades comprendidas entre los 4 meses y 6 años, que nunca serán más de 4  o 5 dependiendo de las condiciones de la casa y el grupo.

Las madres de día ofrecen su casa y su experiencia,  para dar respuesta a la necesidad de conciliar la vida familiar y laboral en un mundo actual en el que es difícil  dicha conciliación basándonos en nuestros intereses.

El reducido número de niños, los espacios preparados, la experiencia, vocación y formación de la madre de dia permite acompañar los niños con calma y respeto en su desarrollo siguiendo unas líneas de actuación que no se siguen en las escuelas tradicionales basadas en el respeto, la voluntad, cooperación, libertad, la confianza y los intereses de los niños.  Se siguen unos criterios respetuosos con la evolución natural del crecimiento del niño,  de manera individual, que se adentra en un mundo físico y social. 

La principal diferencia con las escuelas tradicionales y de pedagogías modernas es que todo esto se trabaja desde un ambiente familiar y cotidiano; contexto educativo por excelencia.

Las principales funciones de una madre de día son:

-  Respetar el niño y favorecer que sea él mismo quién explore y descubra el mundo que lo rodea, descubriendo por si mismo el placer que esto supone.

-  Atender directamente a los niños, velar por su bienestar y contribuir a su desarrollo de la personalidad individual y social, tanto en el campo físico como psíquico y social, y de su limpieza personal, ropa, descanso y alimentación.

-  Programar, desarrollar y evaluar los procesos educativos y de atención a los niños.

-  Organizar el espacio físico donde permanecerán los niños de forma que sea un lugar seguro, acogedor y agradable adaptado a sus necesidades.

-  Mantener una actitud abierta, sincera y cordial con los niños y las familias, dentro de un ambiente de tranquilidad, confianza,  calma y relajación, estableciendo una comunicación fluida.